Desplazarse hacia arriba

Un nuevo enfoque sensible al trauma para ayudar a los sobrevivientes del Holocausto transforma la forma en que se brinda la atención

Por Larry Luxner, Agencia Telegráfica Judía

El musicoterapeuta Peter Davis y la violinista Alejandra Mahave dan una serenata a Feyga y Mikhail, una pareja que renovó sus votos después de 65 años de matrimonio, en el Centro Menorah de Rehabilitación y Atención de Enfermería en Manhattan Beach, Brooklyn, el 20 de junio de 2022. Los cuidadores están adoptando nuevos enfoques. al cuidado de los ancianos judíos. (Sistema de Salud MJHS)

Imagínese este escenario: un sobreviviente del Holocausto de 89 años yace boca arriba mientras un dentista vestido con una bata blanca y unos alicates se acerca, preparándose para extraer un diente infectado. Sintiéndose frágil, impotente y un poco confundido, el sobreviviente recuerda los experimentos médicos nazis, entra en pánico y no puede someterse al procedimiento. 

O este: un abogado le pregunta a una sobreviviente del Holocausto sobre sus preferencias de entierro o cremación y luego le entrega un formulario para enumerar todos sus activos financieros. Las preguntas y el tema le recuerdan cómo vio a sus padres entregar todas sus posesiones mundanas antes de ser obligados a ingresar a los crematorios. Sale ansiosa de la reunión y nunca regresa para completar la planificación avanzada. 

Incluso algo tan inofensivo como un buffet en el salón de una sinagoga puede resultar difícil para un sobreviviente del Holocausto que alguna vez tuvo que hacer cola para comer, sin saber si quedaría algo de comida cuando llegara su turno. 

Esta es la razón por la que los profesionales que trabajan con sobrevivientes han estado adoptando un nuevo enfoque llamado atención centrada en la persona e informada sobre el trauma (PCTI). La idea es ofrecer servicios de una manera que tenga en cuenta el historial de trauma de una persona y evite desencadenar ese trauma nuevamente. El marco PCTI tiene como objetivo empoderar a los sobrevivientes y otros adultos mayores para que tomen decisiones sobre la atención que reciben.  

Los residentes de la división Memory Care del Centro Menorah de Rehabilitación y Atención de Enfermería en Manhattan Beach, Brooklyn, exhiben sus muñecas hechas a mano creadas para Purim, marzo de 2022. Los sobrevivientes del Holocausto se encuentran entre los residentes del centro. (Sistema de Salud MJHS)

Los residentes de la división Memory Care del Centro Menorah de Rehabilitación y Atención de Enfermería en Manhattan Beach, Brooklyn, exhiben sus muñecas hechas a mano creadas para Purim, marzo de 2022. Los sobrevivientes del Holocausto se encuentran entre los residentes del centro. (Sistema de Salud MJHS)

Desde su creación en 2015, el centro ha ayudado a 35.000 sobrevivientes del Holocausto, así como a casi 5.000 adultos mayores con antecedentes de trauma y 6.000 cuidadores familiares. También ha formado a 16.000 profesionales y voluntarios en la atención del PCTI.  

El enfoque del PCTI no sólo se aplica a los sobrevivientes del Holocausto. También se está adaptando para su uso con otros grupos. El Centro financia programas para refugiados asiático-estadounidenses de edad avanzada, personas mayores LGBTQ+, afroamericanos que han experimentado racismo sistémico, sobrevivientes de violencia doméstica y abuelos que crían a sus nietos.

La Red de Justicia para Sobrevivientes del Holocausto en la organización con sede en Los Ángeles Bet Tzedek Servicios Legales es otro beneficiario de la Federación Judía que ayuda a los sobrevivientes. Los abogados pro bono de Bet Tzedek brindan asistencia en materia de reparaciones a sobrevivientes en el sur de California y planificación patrimonial a sobrevivientes en 15 ciudades de todo el país.

Unos 10.000 sobrevivientes tienen acceso a los servicios de la agencia, que incluyen testamentos, documentos de poder y directivas anticipadas de atención médica. Hablar con los sobrevivientes sobre estas cosas debe manejarse con delicadeza, dice el personal.

“Participar en conversaciones sobre la planificación del final de la vida implica discusiones relacionadas con cuestiones increíblemente delicadas como la disposición de los restos corporales, la cremación y el entierro, además de la discusión sobre las finanzas personales y la divulgación de cuánto dinero tiene un sobreviviente en su cuenta bancaria. ” dijo Diego Cartagena, director general de Bet Tzedek. “Para algunos sobrevivientes, estas discusiones pueden ser desencadenantes. Es por esta razón que es imperativo que los voluntarios que trabajan con sobrevivientes para completar los documentos sobre el final de la vida reciban capacitación en el enfoque PCTI y así evitar volver a traumatizar a quienes buscan ayudar”.  

Esos mismos principios guían a Filadelfia. Servicio judío para familias y niños (JFCS), cuyo Programa de Apoyo a los Sobrevivientes del Holocausto ha ayudado a casi 800 supervivientes en los últimos dos años con entrega de alimentos, atención domiciliaria, ayuda financiera de emergencia y transporte. La mayor parte del presupuesto anual de $3,5 millones de la agencia proviene de las federaciones judías, la Conferencia sobre Reclamaciones Materiales Judías contra Alemania y la organización sin fines de lucro KAVOD Fondo de Emergencia para Sobrevivientes del Holocausto (SHEF). 

“Sabíamos que la falta de alimentos durante la COVID iba a ser un detonante, dado su trauma como sobrevivientes del Holocausto”, dijo la directora del programa, Carly Bruski. Su oficina estableció una asociación con Netcost, una cadena local de supermercados étnicos rusos, para entregar alimentos “culturalmente específicos” a los sobrevivientes del Holocausto. 

"Nos aseguramos de que los principios de PCTI estuvieran integrados en la cultura de nuestra agencia, no solo para los clientes sino también para cada uno de nosotros y para el personal, asegurando que operemos desde un lugar sensible al trauma en todo momento", dijo Bruski. "Nos hemos convertido en el lugar de referencia del área para la capacitación comunitaria sobre trauma y envejecimiento". 

Para algunos sobrevivientes del Holocausto que emigraron a Estados Unidos desde Ucrania, ver las escenas de devastación de la actual guerra en Ucrania ha sido desencadenante. Steve Zakusilo, director de programas y trabajador social del JFCS que creció en Ucrania, dijo que la ansiedad por la guerra ha afectado los horarios de sueño y la salud mental de los supervivientes. 

“Para las personas que crecieron en Ucrania, es un triple trauma, porque no sólo está sucediendo en su país en este momento, sino que les recuerda lo que sucedió en su época. Está en su cara 24 horas al día, 7 días a la semana. Para algunos de ellos, es muy difícil apagar ese botón”, dijo Zakusilo. "Pero cuando hablas su idioma y estás familiarizado con la cultura de la ex Unión Soviética en la que crecieron, la ansiedad desaparece". 

Spanish (Puerto Rico)