Desplazarse hacia arriba

La Semana del Orgullo de Filadelfia adquiere un tinte judío

Banderas del arcoíris llenaron las calles mientras la Semana del Orgullo, una celebración de siete días de todo lo relacionado con lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer/cuestionantes y asexuales/aliados, comenzó oficialmente el 14 de junio con el 27º desfile anual del Orgullo de Filadelfia. La comunidad judía de Filadelfia mostró su apoyo y compromiso con el festival y los participantes a través de dos eventos. La primera contribución judía al festival se produjo unos días antes en la cena J. Proud Shabat en el Museo Nacional de Historia Judía Estadounidense el 12 de junio.

Unos 70 invitados de todas las generaciones asistieron al evento organizado por J. Proud, un consorcio LGBTQA de Filadelfia de más de 20 instituciones coordinadas por el Servicio para Niños y Familias Judías. Los invitados disfrutaron de una comida vegana cortesía de Rachel Klein y su restaurante del sur de Filadelfia, Miss Rachel's Pantry, y entre los oradores se encontraban el representante estatal Brian Sims (D-Distrito 182) y el cónsul general adjunto de Israel en la región del Atlántico Medio, Elad Strohmayer.

“Fue una noche increíble y hermosa”, dijo Phoenix Schneider, director de la Iniciativa LGBTQ para JFCS, que inició J. Proud hace poco más de un año.

También fue un evento único en el sentido de que el propio museo infringió sus propias reglas para albergar el evento: generalmente no organiza eventos los viernes por la noche debido al Shabat, dijo Julie Taylor, gerente senior de relaciones con donantes y eventos especiales del museo. Taylor agregó que el hecho de que el museo fuera el anfitrión del evento era representativo de su objetivo de convertirse en un espacio con todo incluido.

La cena fue un “gran lugar para promover eso” y brindar una comunidad de apoyo, dijo. “Fue agradable pasar ese tiempo tradicional con las familias y sus comunidades juntas en el museo”.

El evento fue organizado por el comité de eventos de J. Proud, compuesto por Schneider; Steven Share, director de proyectos de Spectrum Philly; y Warren Hoffman, director asociado de programación comunitaria de la Federación Judía del Gran Filadelfia.

Strohmayer habló sobre el progreso en Israel y lo relacionó con el hecho de que la Semana del Orgullo en Tel Aviv se celebra al mismo tiempo que la de Filadelfia, dijo Schneider, mientras que Sims habló sobre cuestiones a escala estatal: "¿qué estamos haciendo ahora, cuál es el trabajo que hay que hacer en cuanto a proteger e incluir a las personas LGBTQ”, explicó.

"Cuando lo pienso, fue realmente una velada especial", dijo Schneider. Sims y Strohmayer “fueron simplemente extraordinarios. Estaba escaneando la sala mientras hablaban y la gente estaba tan sintonizada que me di cuenta de que se sentían inspirados y conectados”.

Crear esa conexión y sentimiento de comunidad es lo que Schneider dijo que era el objetivo de J. Proud para la noche y la Semana del Orgullo.

“Estamos realmente orgullosos del éxito de la velada porque baso el éxito no en los números sino en los testimonios de los asistentes”, dijo. “Todavía recibo llamadas telefónicas de personas que se sinceran sobre lo especial que fue la noche y lo necesaria que era en la comunidad”.

Schneider dijo que espera que la cena se convierta en un evento anual junto con los programas que J. Proud realiza anualmente para Janucá y Pesaj.

El consorcio fue también la única organización judía oficial que participó en el Desfile del Orgullo el domingo, con un contingente de entre 40 y 50 personas.

“Nuestro objetivo era crear un espacio para que los judíos LGBTQ se reunieran, celebraran, se conectaran y sintieran que podían ser libres de ser quienes realmente son y no solo un espacio que celebre ser judío o celebrar ser LGBTQ, sino celebrar ser judío y LGBTQ. ”, dijo Schneider.

Otro evento notable de la Semana del Orgullo fue la aparición de David Carter en la biblioteca gratuita de Independence Branch.

Carter está trabajando en una biografía de una de las figuras judías más notables de la historia LGBT, Frank Kameny. Kameny, considerado uno de los cofundadores del movimiento LGBT y responsable de organizar el primer Recordatorio Anual frente al Ayuntamiento de Filadelfia en 1965, será incluido en el Salón de Honor del Departamento de Trabajo de Estados Unidos a finales de este mes por su Trabajar para poner fin a la discriminación en el lugar de trabajo.

Carter, que anteriormente había escrito libros sobre otras figuras y acontecimientos notables del movimiento, como los disturbios de Stonewall en 1969, comenzó a entrevistar a Kameny en 2006.

“Estaba pensando en lo que quería escribir a continuación y seguía apareciendo una biografía de Frank”, dijo Carter.

Una noche, después de cenar, decidió que podía rastrear la historia del movimiento LBGT a través de esta persona. Colaboró con Barbara Gittings, otra figura clave en los orígenes del movimiento, y Kay Tobin. Carter le da crédito a ambas mujeres por ayudarlo a encontrar la información y las fotografías que utilizó.

Trabajar con Kameny y realizar al menos 40 entrevistas con él ayudó a Carter a formar una relación que llamó un “privilegio”.

"Creo que cuando haces la biografía de una persona, tienes la oportunidad de conocerla realmente y es realmente invaluable para un biógrafo", explicó Carter. “He llegado a la conclusión de que no sólo fue la persona más importante en la historia del movimiento en Estados Unidos, sino también en el extranjero. Creo que él es la figura imponente”.

Kameny fue despedido de su trabajo en el Servicio de Mapas del Ejército de EE. UU. en 1957 debido a su sexualidad, lo que le sirvió de catalizador para involucrarse con los orígenes del movimiento LGBT, incluida la fundación de la Sociedad Mattachine en Washington DC y la asistencia a manifestaciones en la ciudad de Nueva York. e inscribir personas para participar en la ardua lucha por los derechos de los homosexuales.

"No se dejó distraer de intentar siempre hacer todo lo posible para lograr la igualdad para las personas LGBT", dijo Carter. "Frank quería hundir sus dientes caninos en el músculo de la pantorrilla del gobierno federal hasta que el Tío Sam le dijo 'tío'".

Lo que mantuvo a Kameny en pie durante tantas décadas, a menudo frente a una oposición e indiferencia implacables, le dijo a Tobin, fue la idea de que “si podía cambiar la opinión de una persona, valía la pena hacerlo”.

Contacto: mstern@jewishexponent.com (215-832-0740).

Spanish (Puerto Rico)